¿De verdad queremos descansar? Para descansar no es solamente necesario tener tiempo libre

La tendencia a llenar de actividad los espacios creados para descansar, es clara y es que siempre hay algo que nos gustaría hacer y para lo que no conseguimos sacar tiempo.  De esta manera los tiempos de descanso se convierten en tiempos de estrés y es que no tenemos siempre claro que el objetivo del tiempo libre es ¡descansar! Sola/o, con la familia o con los amigos. Pero nos cuesta mucho descansar de verdad. Sabemos que necesitamos esos tiempos libres, pero enseguida que en nuestra agenda hay un hueco libre, lo llenamos con actividades que no son precisamente…descanso. ?Lo reconoces?

Otras veces, cuando no tenemos esos espacios libres, apretamos el horario hasta conseguir un poco del tan deseado tiempo libre, que deja enseguida de serlo porque ¡siguen siendo tantas las cosas que nos gustaría hacer!
Otra tendencia, es llenar los poquísimos momentos libres, a veces también horas de nuestro sueño, con actividades para los niños. Es la conciencia del que se siente culpable porque ¡pobres niños que sus padres trabajan…mientras ellos están en el colegio o jugando con otros niños…!

¿El resultado? ¡una agenda cada vez más llena de cosas que no nos permiten vivir en paz y vivimos así, porque queremos, porque nadie nos puede obligar a vivir así! Hay que aprender a decir que ¡no!
Primero a nuestra tendencia al perfeccionismo, a querer hacer y tener en «todo» un 10.

Mi experiencia es que el 7 es garantía de descanso y felicidad