No hay duda de que “la conciliación del trabajo con la vida privada y la familia” es algo que ha venido…para quedarse. y que el nuevo trabajador se llama “combinador de tareas”.
Es un reto que tenemos que afrontar todos y que si lo hacemos bien, nos ayudará a ser mejores en casa y en el trabajo, nos ayudará a ser felices, a pesar de las dificultades, cada día.

El “combinador de tareas” es alguien que quiere:

  • Cuidar de su familia
  • Desarrollar sus capacidades en el trabajo
  • Poder ser creativ@ en el trabajo
  • Tener un buen salario
  • Tener tiempo libre para:
    • Desarrollarse personalmente
    • Tener vida social

Quiere “todo” y va siempre y en todo a por un !10!

¿Sus problemas?:

  • No estar el tiempo suficiente con los niños
  • Estar demasiado cansados al llegar a casa
  • Tener la impresión de estar en todo..a medias
  • No tener tiempo para la pareja
  • No poder hacer todo lo que querría por los padres
  • No poder descansar, porque los fines de semana para compensar las ausencias… ¡se llenan a rebosar!

 Consecuencias para la empresa:

  • Insuficiente diversidad en el personal
  • Menos creatividad
  • Asentismo laboral, alto
  • Estrés y ritmo de trabajo muy alto
  • Personal desmotivado
  • Baja productividad por frustración

Disfrutar del trabajo y disfrutar de la vida, !De eso se trata!!! El trabajo funciona mejor cuando facilita la vida personal y la vida en familia.

Un  trabajador feliz es un trabajador que trabaja mejor

Actores de la conciliación:
Administración Pública
La empresa

Trabajadores